4. Expiación, ese término

Tiempo de lectura: < 1 minuto

No sé si os ha ocurrido alguna vez, pero es una sensación de malestar leyendo el Curso (versión FIP). De algo muy pesado y antiguo. Me pasaba siempre con Expiación. ¿Cómo algo tan bonito como regresar a Dios podía haberse traducido por Expiación en la edición española del curso? Y el DRAE dice:

Del latín expiar.

1. tr. Borrar las culpas, purificarse de ellas por medio de algún sacrificio.

2. tr. Dicho de un delincuente: Sufrir la pena impuesta por los tribunales.

3. tr. Padecer trabajos a causa de desaciertos o malos procederes.

4. tr. Purificar algo profanado, como un templo.

La palabra original en el curso es Atonement. Es decir, At-one-ment, hacerse uno con Dios y con nuestros hermanos. Es la salvación, el fin de nuestro camino, regresar aparentemente al lugar que nunca habíamos abandonado.

Todas las acepciones en español implican algún tipo de sacrificio, dolor, carga. ¿Por qué no utilizar la Reconciliación, Unión?

Jesús utilizó probablemente la terminología cristiana en UCDM para darle la vuelta a lo que la tradición eclesiástica había hecho con su mensaje, es decir, a corregir, a deshacer esa distorsión iluminando el mensaje alterado. ¿Cómo puede quedar algo sin corregir todavía en UCDM? Quizá algo tenga que ver nuestra traducción e interpretación del mismo.

Gracias a la nueva edición de UCDM (la Complete and Annotated Edition) del Circle of Atonement muchos de estas resistencias van cayendo en nosotros. Dios bendiga a Robert Perry, Greg Mackie y el resto de su equipo por este regalo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *