43. No hay más

Tiempo de lectura: < 1 minuto

Sólo vivo durante la meditación. La ventana directa a la Consciencia, la Presencia, el Gran Amor.

En UCDM puedes cambiar «mente» por «Presencia», «perdón» por «Presencia», el «Reino» por «Presencia». Es divertido ver cómo todo el libro es un canto a la Consciencia y cómo puedes darle diferentes nombres.

Cuando meditas, entras en el Reino donde todos los Regalos de Dios nos aguardan: dicha, paz, amor.

No parece gran cosa, ese silencio.

Sobre él surgen los 3 movimientos: percepciones, sentimientos, pensamientos. Aunque se reducen a uno, la mente, porque sentimientos y percepciones son variaciones del pensamiento.

La mente errada es el pensamiento, la mente recta es el silencio de la presencia.

Los días en los que no medito, no existen, no cuentan. Meditar es vivir.

No tengo 42 años. Confieso que he vivido, quizá, no más que algunas horas.

Sólo existe la meditación. No hay más. Lo demás es la nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *