44. Ayunos

Tiempo de lectura: < 1 minuto

Quizá estos días confinados no sea tan prioritario comer poco.

Y tampoco lo sea escuchar menos noticias.

O movernos mucho.

O mandar menos whatsaps. O mandar más.

Lo que me vendría bien es ayunar de:

– dar consejos: «Deberías»

– usar imperativos: «Haz»

Si adquirir compromisos sirviera para algo, si mi mente recta fuera consistente, haría una solemne promesa: No más consejos. No más imperativos.

Nunca más en mi vocabulario.

Tu hermano (persona, animal, cosa) es un Hijo de Dios, tan libre como Dios lo parió.

¿Cómo osar interferir en su santa libertad, que es también la mía?

Una respuesta a «44. Ayunos»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *