82. Rolling stones

Tiempo de lectura: < 1 minuto
Tras inexplicables aventuras, los participantes llegaron a la meta según lo previsto (1)

El Plan de Dios y UCDM

Cuando una piedra rueda por una pendiente parece haber azar pero también inevitabilidad. Abajo va, nadie la puede parar.

Cada uno de nosotros es una piedra rodante, a un ritmo vertiginoso cumpliendo todas las etapas previstas.

Siento que no hay azar, en los brincos, los giros y tambaleos caprichosos.

¿Cuándo llegaré a dónde debo llegar?

Escrito está en Su plan.

Mi deseo marca el camino. Sí.

Lo que deseo lo conseguiré. Principio nº 2 de las Leyes de la Mente. Sí.

¿Y si no lo consigo? Pruebo a desearlo más fuerte. No.

No funciona así.

Ni aún encogiendo cada músculo, ni con rechinar de dientes.

Porque mi deseo profundo que todo lo controla, ¿de dónde surge?

Nace de su Plan.

Mi compromiso definitivo se dará justo en el instante previsto.

Me estás cabreando. Quiero dirigir. Quiero controlar.

No tengo que hacer nada.

Me toca observar.

(1) Free-Photos en Pixabay

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *