29. Santurrones

Tiempo de lectura: < 1 minuto

A veces da la impresión que un Curso de Milagros es la vía de la santurronería. Del me pisas, y, oh, no tiene importancia, me aguanto, te perdono hermano, puedes seguir haciéndolo.

Y por otro lado, están las terapias que te enseñan a defender tu sitio, de la asertividad a veces agresiva. Ataque, respuesta, ataque, respuesta. Podría parecer la vía de la trinchera.

Pero toda perspectiva constructiva, salvadora, profunda debe ser transpersonal, ayudar a llevarnos más allá de las fronteras de este cuerpo-mente. Toda perspectiva constructiva y salvadora debe ser igualadora y posicional, en la que a cada uno de nosotros se le procure y respete el espacio que merece en la tabla rasa de nuestra igualdad esencial.

Toda violencia es un error. Todos cometemos violencia a diario, más frecuentemente contra nosotros mismos que contra nuestros hermanos. Los errores, no se atacan ni se defienden, se corrigen.

Y corregir es tremendamente más potente que atacar, porque vas a la raíz.

Y a veces esto requiere confrontar a nuestros hermanos y hacer respetar nuestro sitio. Y eso puedo implicar mandar a la mierda. Y eso es bello, especialmente si lo hago con el entendimiento de nuestra verdadera naturaleza, perfecta, eterna.

Por eso, un Curso de Milagros es constructivo, salvador y profundo. Porque aplica el verdadero perdón y procura la corrección. Como muchas otras terapias.

San-turrones, ni en Navidad.

28. Como ángeles

Tiempo de lectura: < 1 minuto

En el Curso se habla de nuestra condición de Hijos de Dios continuamente lo que nos hace eternos, inocentes, íntegros. Pero nos cuesta quitarnos nuestro disfraz humano. De hecho el ser Hijos nos refuerza la tendencia a vernos como un cuerpo.

Estoy leyendo Ángeles en mi cabello de Lora Byrne. Es una escritora irlandesa que ha estado comunicándose con ángeles desde que era niña. No es de extrañar, con la sensibilidad que nos caracteriza, mucha gente (familia incluida) pensaba que era retrasada.

En el Curso los ángeles se mencionan como seres divinos que no llegan a la categoría de Hijos. Son como unos primos nuestros, que nos intentan ayudar continuamente, aunque normalmente no los dejamos ni a tiros, que ya nos arreglamos nosotros.

Bueno, pues estaba pensando que me es de gran ayuda imaginarnos como ángeles. Los Hijos de Dios somos seres luminosos y perfectos, pero encarnados en personajes con disfraces opacos y caras largas viviendo en un mundo Mad Max (máxima locura). Somos seres extraterrestres, de un resplandor inimaginable, pero pasando unas vacaciones pagadas en un mundo chungo.

Estamos hartos de aparentar ser humanos. Arranquémonos el uniforme, la peluca y la careta. Ya es hora de mostrarnos como nuestros Padres nos trajeron al mundo.

¡Millones de vatios!

27. Ley de Om

Tiempo de lectura: < 1 minuto

No es un error ortográfico, es el enunciado de una nueva ley:

Felicidad = Amor / Resistencia

El Amor es la Fuente de todo y siempre es máxima (digamos 100). El Amor fluye en nuestra experiencia como felicidad. Es una intensidad de flujo inspirado, Espíritu en movimiento.

Elegimos resistirnos en una grado variable desde 1 (dejarse ir en un éxtasis de amor a todo) hasta 100 (encerrarnos, negarnos, disociarnos, reprimir). Aunque el Amor que somos sea 100, cuando nos oponemos no podemos sentir más que una felicidad de 1 (ira, depresión, soledad).

Sólo hay dos variables: nuestra elección de resistir al flujo y los efectos derivados del mismo. El Amor es una Constante Universal, disponible 24/7.

Cuando dos personas compiten (en serie), las resistencias se suman lo que origina una reducción global del flujo de felicidad. Cuando dos personan colaboran (en paralelo), ¡el flujo feliz total crece!

Con el mantra Om, abrimos el canal reduciendo la resistencia. Al cantarlo entramos en resonancia con nuestro Ser reduciendo nuestra resistencia individual. Al cantarla en grupo, trabajamos sinérgicamente en paralelo.

Om shanti! Paz para todos.

CAPÍTULO 4: LA LUCHA DEL EGO POR PRESERVARSE

Tiempo de lectura: 5 minutos

1. El último alocado viaje:

 Embarcarse en el camino del ego es un camino alocado al fracaso. Vivimos en una pura repetición en la reafirmamos nuestra separación para acabar en la crucifixión del cuerpo que es la muerte. Esa fue la historia del Quijote, que al reconocerse sin valor, emprendió un camino egoísta de reafirmación, sin éxito. Podemos hablar desde el espíritu o desde el ego. Hablar desde el ego es no estar «inspirados». Si hablas desde el espíritu has elegido «Aquietarte y saber que yo soy Dios». El camino de la cruz no es el evangelio que Jesús nos ofrece.

 2. El profesor entregado

Jesús necesita profesores entregados. Ellos curan las mentes que es su objetivo. Los requisitos de un profesor entregado son:

1. Reconocer el problema de autoría (somos Hijos de Dios). Ese problema es el raíz de todo mal, no el dinero.

2. Profesar implica creer en una idea. No puedes enseñar sin integrar la idea.

3. Abandonar las falacias de superioridad-inferioridad (entre hermanos) y la ansiedad de la separación (como un niño al ser apartado de los padres). Esto genera la activación de las defensas del ego.

4. Enseñar refuerza nuestro propio aprendizaje. Con paciencia repetir las lecciones

5. Querer que sus alumnos no lo necesiten

6. Olvidarse de la imagen que los demás tienen de ti y no entrar en el choque de egos

7. Dejar ir el miedo del docente cuando el ego se involucra

3.  La fabricación del ego:

¿Para qué preguntarse del origen histórico del ego si a cada momento nos dejamos guiar por él? No hay que irse muy lejos para darnos cuenta que en cada instante fabricamos el ego, al no elegir por el espíritu. Protegemos el ego como los animales a sus cachorros. Lloramos como bebés cuando nos amenazan el ego. No tenemos un sentido real de auto-preservación.

4. La necesidad del ego de confirmase a sí mismo:

El ego es la creencia en la carencia (principio de escasez), y como tal no puede ser amable. Dar para obtener es su ley. La auto-estima es un sentimiento temporal de valía, pero siempre vulnerable a tensiones, reaccionando rebajándose o inflándose, según la situación. Los apetitos «corporales» proceden de la mente-ego no del cuerpo, al que el ego considera su casa.

5. La calma es del Reino de Dios:

Somos el Reino de Dios. La Navidad no es un período, es un estado mental, por el cual no hemos dejado de crear aunque el ego se empeñe en percibir. La oración del Reino:

El Reino es perfectamente unido y protegido y el ego no prevalecerá contra él.

Estamos reprimiendo la llamada de Dios en nuestro inconsciente. Sólo nuestra voluntad de dejar entrar la luz puede alejar la oscuridad del ego. Dios nos ha dado todo, porque ser es lo mismo que tener. El calmado ser del Reino de Dios es nuestra propia consciencia. ¡Si pusiéramos la misma vigilancia en conservarla que en proteger nuestro ego!

6.  Esto no tiene por qué ser así

Si no podemos oír la voz de Dios es porque hemos elegido no escucharla. Preferimos mirar el espejo oscuro del ego. Pero esto no tiene que ser así. Piensa cómo pensaría Dios. Aunque parezca difícil, es lo contrario porque tu mente es una con Dios.

La depresión, la ansiedad, la culpabilidad, no tienen por qué estar ahí. No estamos suficientemente vigilantes contra los esfuerzos del ego para desanimarnos. El problema no es tanto que no seamos capaces de concentrarnos, sino en creer que no merecemos el esfuerzo porque no valemos lo suficiente.

Eres un espejo de la verdad en el que Dios brilla con perfecta claridad. No miremos en el espejo del ego porque sus imágenes no son verdad.

La primera venida de Cristo fue cuando Dios creó la Filiación. La segunda venida de Cristo tendrá lugar cuando curemos nuestra mente, tal y como Jesús hizo. Es decir, cuando volvamos a nuestro Ser.

7.  La pregunta real

Cuando preguntas: ¿En dónde busco protección? El ego te dice que en él. Pero al mismo tiempo el ego se identifica con el cuerpo aunque a la vez desdeña su vulnerabilidad. Por lo que el ego es un callejón sin salida.

La Biblia dice que busques y hallarás. Pero buscar implica una investigación consciente que implica en ocasiones estudio, como con este curso.  Y esto implica una decisión por tu parte.

La pregunta que debes hacerte para cualquier cosa que emprendas es: ¿Para qué?

El ego utiliza todo tipo de prácticas de distracción para que no tomes esa decisión. Estas tácticas incluyen el entretenerte con cuestiones tangenciales o problemas conceptuales que te aparten de la verdadera pregunta.

8.  Las recompensas de Dios

Corregir la percepción es un proceso temporal, ya que la propia percepción es innecesaria en última instancia. ¿Quién ese «yo» que creer estar viviendo en este mundo? Cuando Jesús sugiere utilizar «Aquí estoy, Señor» no se refiere a cuerpos a este mundo, sino a reconocerte como consciencia, capaz de comunicación directa con Dios.

Todo el Curso es un proceso de condicionamiento, por el cual Jesús nos convence poco a poco de las recompensas de Dios. El ego se protege con la disociación de la verdad (no reconocer que somos los eternos hijos de Dios) y la represión de los impulsos de nuestra verdadera naturaleza. Cosecharemos las recompensas conforme apliquemos el Curso y cada pequeña recompensa ayudará a romper con el viejo hábito del ego.

La meditación es una empresa colaborativa, no podemos romper el vínculo con el resto de la Filiación porque os alejáis de Jesús. Dios vendrá a ti conforme se Lo des a tus hermanos.

9.  Preguntar y seguir la guía

Jesús siempre nos sugiere hacer las cosas juntos. Cuando pedimos su guía, expresamos nustra disponibilidad a soltar el control. Toda orientación que Jesús nos dé ten por seguro que no pondrá en riesgo a nadie y terminará en bien para todos. Jesús no sabe qué decisiones y situaciones se van a dar por adelantado (porque existe el libre albedrío) pero sí sabe que cuando surjan, el resultado será óptimo cuando lo compartas con él.

Jesús te dirá en cada momento a qué personas les puedes ofrecer un milagro, aunque realmente tanto tú como tu hermano necesitáis el milagro igualmente. Ofrecer milagros consolida la cadena de ayuda que conduce a la Unión de todos con Dios. Si hay tensión es porque experimentas oscilaciones entre la guía del ego y de los milagros. No te preocupes, Jesús siempre estará a tu lado para volverlo a intentar.

10.  Comunicación directa y completa

Al ego no le interesa la comunicación, porque él es la separación y comunicar es unir. El espíritu reacciona a lo que es verdad siempre igual y no responde ante ninguna ilusión. Crear y comunicar es lo mismo. Dios creó todas las mentes al comunicarle su Mente y las estableció como un canal eterno para recibir su voluntad. Sólo los seres de una misma naturaleza pueden realmente comunicarse y esta comunicación es totalmente abstracta, no incluyendo juicios, excepciones ni modificaciones.

La Biblia menciona que debes alabar a Dios. Pero Él no tiene un ego para que le digas lo maravilloso que es. Alabamos a Dios cuando aprendemos a tener una mente completamente útil y que no puede hacer daño. Sólo los verdaderamente útiles son invulnerables porque no protegen a sus egos, y nada puede hacerles daño. Su voluntad de ayudar es su alabanza a Dios. Dios sale de ellos y a través de ellos.

11. Ser realmente  útil

Los obradores de milagros son verdaderamente útiles bajo la dirección de Dios en tanto en que cuanto el Reino no esté unido. Ayudar es una forma de rehabilitación. Necesitas ayudar a rehabilitarse a nuestros hermanos porque haciéndolo, nos rehabilitamos nosotros mismos. En muchas ocasiones, la enfermedad en el cuerpo de nuestros hermanos nos hace retroceder porque el ego tiene miedo al reconocer su propia vulnerabilidad. Rehabilitar es alabar como Dios alaba. Él nos ofrece Su alabanza y nosotros debemos ofercerla a nuestros hermanos.

Aquí se incluye la oración de los verdaderamente útiles, podemos decirla en situaciones que requieran nuestra ayuda:

Estoy aquí únicamente para ser útil.

Estoy aquí en representación de Aquel que me envió.

No tengo que preocuparme por lo que debo decir ni por lo que debo hacer, pues Aquel que me envió me guiará.

Me siento satisfecho de estar dondequiera que Él desee porque sé que Él estará allí conmigo.

Sanaré a medida que le permita enseñarme a sanar.

26. Inútil blog

Tiempo de lectura: < 1 minuto

Esculturas de arena con la marea subiendo. Un árbol que cae en el bosque, sin nadie para escuchar el catacroc. Castillos de naipes en la barra de un bar abarrotado.

Lo único real que hice ayer fue tumbarme en el sofá y aburrirme.

La única acción útil es la que produce resultados inútiles.

Escribir líneas inútiles en un espacio inexistente para una audiencia fantasmal. ¡Qué maravilla!

Caen ceros y unos en una lluvia fina que no empapa pero hace florecer mi yermo interior.

Benditos sean los blogs inútiles. Flores eternas de un solo día.

25. Operación Caballo de Troya

Tiempo de lectura: 2 minutos

Frase de Un Curso de Milagros: «El plan de Dios para tu salvación no se habría podido establecer sin tu voluntad y consentimiento. Tuvo que haber sido aceptado por el Hijo de Dios, pues lo que Dios dispone para él, él no puede sino aceptarlo. Y Dios no dispone nada sin Su Hijo ni Su Voluntad depende del tiempo para consumarse. Por lo tanto, lo que se unió a la Voluntad de Dios tiene que encontrarse en ti ahora, puesto que es eterno.» (UCDM, edición FIP, XXI, V, 5).

Cuando hablamos del Plan de Dios (PDD) nos suena como algo que ocurrirá en algún futuro lejano. También puede sonarnos a determinismo y revolvernos el estómago: ¿Pero es que no somos libres?

Para mí el PDD me suena a una broma. Dios es un gran juguetón. ¿Dónde esconderías tu tesoro para que los ladrones no lo encontraran? Justo ahí, en lo más aparente, a la vista de todos, para que nadie lo vea.

Venimos al mundo, a esta gran ciudad, llena de soldados y bullicio. Nos cuentan que tenemos que hacer esto y lo otro. Pero en el bolsillo del pantalón nos metieron una rara piedra inútil en la que pone «Rosebud». O resulta que alguien nos tatuó «Recuerda» en nuestra muñeca izquierda. O un gato aparece dos veces en un fallo del Matrix.

Tenemos un infiltrado, señores. Está ahí justo detrás de tus párpados, al volver la esquina del Corazón. En el lugar más prominente del salón, donde siempre miramos pero nunca «vemos». Y un día tonto una brisa caprichosa levanta un poco el velo del Caballo y surge un brillo tenue. Y lo único que pensamos es: WTF??? ¿Qué es esto?

El PDD quizá no conste más que de un pequeño truco, un humilde dispositivo instalado. Sólo hace falta para activarlo un gran cataclismo, una enorme decepción, una bajada del telón.

Y el velo del Caballo se abre. Y la luz entra a la ciudad. Y Troya no volverá a ser la misma.

24. Jes-un-Cristo

Tiempo de lectura: < 1 minuto

Frase de Un Curso de Milagros: «Cristo es el Hijo de Dios tal como Él lo creó. Cristo es el Ser que compartimos y que nos une a unos con otros, y también con Dios. Es el Pensamiento que todavía mora en la Mente que es Su Fuente. No ha abandonado Su santo hogar ni ha perdido la inocencia en la que fue creado. Mora inmutable para siempre en la Mente de Dios.» (UCDM, edición FIP, Libro de Ejercicios, Qué es el Cristo).

Mensaje: Todos somos Cristo. Todos somos Buda. Ungidos, despiertos, en Dios.

Somos los Hijos de Dios, somos el Cristo. Jesús fue, es un Cristo, como Buda, como tanto maestros iluminados, como tú, como yo.

Todos estamos ungidos, tocados por la gracia de Dios, la Presencia que compartimos.

La Navidad no es un período del año, es un estado mental. Es el Ser de paz en el que todo transcurre. Cada segundo es Navidad, porque renacemos cada instante como Cristo independientemente de lo agobiados, abandonados, exultantes, enfadados, amados o irritados que creamos sentirnos.

Felices somos todos, seres iluminados y eternos. Feliz Navidad.

23. Los ojos de Dios

Tiempo de lectura: < 1 minuto

Frase de Un Curso de Milagros: «Pues lo que estamos intentando esta vez es ir más deprisa por una senda más corta que nos conduce a la serenidad y a la Paz de Dios. Sencillamente cerramos los ojos y nos olvidamos de todo lo que habíamos creído saber y entender. Pues así es como nos liberamos de todo lo que ni sabíamos ni pudimos entender.» (UCDM, edición FIP, Introducción Sexto repaso, 4).

Mensaje: Presenciar es algo muy loco. ¿Qué clase de capacidad es esa?

Cierro los ojos. Primero percibo oscuridad.

¿Quién percibe la oscuridad? Son mis ojos, claro, no ven luz. ¿Pero quién no ve realmente? Es la Presencia, ese cosa de fondo. ¿Quién eres tú?

La Presencia no hace nada, pero lo «ve» todo. «Ve» los pensamientos, las emociones, las sensaciones físicas. Qué raro «ve». Le llaman la Observadora. Pero no hay nada en nuestros sentidos como ese observar. ¿Cómo se puede observar un pensamiento, una idea, un dolor, una tristeza? Son cosas muy diferentes. Pero aún así Ella lo presencia todo eso.

Quizá Dios tenga esos «ojos». Quizá no sean mis ojos, sean los ojos de Dios.

Dios mirando a nuestro través. Somos un catalejo, el ojo de la cerradura. Dios olvidado de sí mismo.

¿Quién eres Tú?

22. Separémonos

Tiempo de lectura: < 1 minuto

Frase de Un Curso de Milagros: « La separación no fue una pérdida de la perfección, sino una interrupción en la comunicación. La voz del ego surgió entonces como una forma de comunicación estridente y áspera. Esto no podía alterar la Paz de Dios, pero sí podía alterar la tuya. Dios no la acalló porque erradicarla habría sido atacarla. Habiendo sido cuestionado, Él no cuestionó. Simplemente dio la Respuesta. Su Respuesta es tu Maestro.» (UCDM, edición FIP, T. 6, IV-12).

Mensaje: Puedo separarme o darte espacio. Un poco más. Más.

Es bueno de vez en cuando sacar la cabeza de la madriguera y ver si tus ideas de siempre se parecen en algo a la realidad que pretenden reflejar.

Google Trends nos dice que la separación nos mola cada vez más:

Separation going up!

Nos separamos las regiones, las parejas, las identidades, nos separamos por dentro.

 Escindidos, aislados, ¿contra quién lucho hoy?

Todo está ya fuera, todo es amenaza.

Nos refugiamos en nuestra Gran Esfera a espera de que todo cambie para que por fin podamos respirar como merecemos.

Denunciemos el estado del mundo. Denunciemos a la realidad misma.

No te soporto.

Separémonos.

21. Agujas

Tiempo de lectura: 2 minutos
Es muy difícil encontrar la salida. Está justo aquí.

Frase de Un Curso de Milagros: «Mas la consistencia y el caos no pueden coexistir por mucho tiempo, puesto que se excluyen mutuamente. No obstante, mientras tengas que estar alerta contra algo, no estarás reconociendo esta mutua exclusión y seguirás creyendo que puedes elegir la consistencia o el caos. Al enseñarte cuál debes elegir, el Espíritu Santo acabará por enseñarte que no tienes que elegir en absoluto. Esto finalmente liberará a tu mente de tener que elegir y la encaminará hacia la Creación dentro del Reino.» (UCDM, edición FIP, T. 6, V-C-1).

Mensaje: ¿Cuál es el propósito de esta situación? Siempre el mismo.

Me gusta ser reloj, eficiente y predecible. Siempre un pasito cada vez, con rigidez segundera. Encerrado en mi esfera de cristal, aquí no entra el polvo. Giro siempre en la misma dirección, por favor, seamos serios. Bajo el techo de la casa, la vida es segura. Miedo.

La veleta es feliz ahí arriba. Junco de hierro, domina toda la casa. Habrá cosa más bonita. No quiere ser útil. Se desliza humilde y obediente a su amigo el viento, abrazados en una voluntad compartida. Un día aquí, otro para allí. Como quieras amor. Aceptación.

La brújula es una cajita y una aguja enamorada. Aunque aparentemente flexible, es muy terca y consistente. Siempre con la mirada perdida allí, a lo lejos, no sabemos bien dónde. Ella siempre sabe. Propósito.

Reloj veleta brújula. La salida de evacuación del tiempo a la eternidad.