Resumen Capítulo 1 Texto Parte2

Tiempo de lectura: 2 minutos

3. Los milagros proceden de un estado mental

Nuestros pensamientos son el origen de la percepción, de nuestro comportamiento. Los milagros son el efecto de nuestro mental. Un estado mental superior crea lo espiritual, un estado inferior lo físico (P. 12). Nacen de la convicción y la refuerzan (P. 14). «Practice makes perfect».  Al hacer milagros nos olvidamos del cuerpo, por eso curan (P. 17).  Es un estado mental de cooperación, de ser iglesia, el cuerpo de Cristo. Sólo juntos podemos obtener resultados, la Filiación es un organismo (P. 19). Los milagros surgen de un estado de perdón: primero aceptamos el perdón de Dios y podemos extenderlo a otros (P. 22). En el estado mental milagroso, nos damos cuenta que la oscuridad no tiene poder sobre la luz, no puede ocultar nada. Y además, NO queremos ya ocultar nada.  Con los milagros, bendecimos a nuestros hermanos (P. 27), reconocemos su santidad (P. 32) y su condición amorosa (P. 33).  Mediante ellos nos liberamos de nuestra sensación de carencia y se afirma el carácter de abundancia de la Filiación (P. 43).

4. Los milagros y el tiempo

Los milagros colapsan el tiempo (P. 13), que sólo sirve como un recurso de aprendizaje para lograr y acelerar la salvación de toda la Filiación (P. 15).  Los milagros forman una cadena de perdón que terminarán con la Unión (Expiación) con Dios. Debemos dedicar el día a los milagros (P. 15), dejando las minucias a Jesús (P. 25) que nos permitirá tener libre la voluntad para extender el amor. Debemos consultar a Jesús sobre la conveniencia de hacer un milagro para librarnos del agotamiento infructuoso (P. 35). «Si me dices lo que hacer, sólo eso haré» (P. 46).  El proceso consiste en 3 pasos (P. 26):

1) estar dispuesto a escuchar a Jesús

2) aprender a perdonar (deshacer el error)

3) hacer el milagro

Un milagro sustituye el aprendizaje que hubiera requerido miles de años (P. 47).  El milagro actúa como factor de control del tiempo haciendo que el abondo del mismo esté más cerca hasta que seamos uno con Dios.

Resumen_Capítulo_1_Texto_Parte1

Tiempo de lectura: 2 minutos

Para mí el Capítulo es una descripción de las leyes del amor, tal y como podría encontrarse en un manual de física como por ejemplo la ley de la gravedad. El Capítulo 1 es el más importante del libro. Por eso el curso es un Curso de Milagros y por eso los principios se encuentran en el primer capítulo, constituyendo los cimientos del resto de la enseñanza de J.

1. Los milagros como expresión de Amor

El milagro es una expresión, un acto, un gesto de amor. Es la forma en que se expresa el amor en el mundo físico que aparentamos vivir.

Todos los milagros son iguales, no hay grandes ni pequeños (P. 1). Igual que para unos padres, a todos los hijos se les quiere igual. En sí, los milagros no son lo esencial, sino el amor que los inspira (P. 2 y 3). En nuestro estado natural (que aparentamos perder en la Separación), hacer milagros sería natural, como respirar, no conllevaría ningún esfuerzo (P. 4 y 5). Los milagros son la consecuencia lógica de nuestra naturaleza como Hijos del Amor. De Amor estamos hechos, ¿qué podríamos expresar si no? Pero al estar desconectados de nuestro estado natural, hemos de purificar nuestra mente para volver a casa.

2. Los milagros son un intercambio

En este intercambio, tanto el dador como el receptor nos curamos, todos ganamos (P. 7). Proceden del que aparenta tener más hacia el que menos, pero no cumplen la ley de la conservación de la materia, porque el amor crece (se extiende) en la transferencia (P. 8 y 9). ¿De dónde viene el Amor? Procede de la oración y la meditación, de conectarnos con la fuente misma, de enchufarnos al Amor-Dios. Es un ciclo VIRTUOSO de creación y extensión de más Amor (P. 11).

2. Los socios de la disociación

Tiempo de lectura: < 1 minuto

En una matriz de bucles sin fin donde la negación representa el ego, una sonrisa, un roce en el brazo o una mirada certera, son el rayo de luz de esos 1s de la matriz que suman infinito. Pero y si en la matriz de partida, la servidumbre, el avasallamiento y el miedo crean un bucle de SÍes infinitos, donde se ha automatizado la sonrisa blanqueada y las gracias de la máquina de tabaco.

En ese mundo un NO auténtico es el camino al amor, es el camino a ser fiel a uno mismo y a las demás almas. Qué difíciles son esos NOes que tanto avergüenzan, tan remotos de primeras, pero que van resonando primero dentro y luego fuera y que inducen los cambios de sistemas, un lanzamiento en caída libre riendo en picado.

1. Un curso feliz

Tiempo de lectura: < 1 minuto

Todas las búsquedas nos sirven para algo. Me he sentido sucesivamente católico, manifestador de abundancia, meditador tántrico, casi budista, cristiano científico…Ha sido un viaje movido los 30.

Un día leí a Tolle y ahí estaba. Y también Sergi Torres, y ahí volvió a aparecer. Un curso de milagros. Qué genialidad. No sé si me gustaba más «milagros» o el «Un». No «El curso». Y esto sí se quedó, más de un mes, y más de un año.

Cualquier enseñanza que no se base más que en el amor no durará en nosotros. Y eso implica sentirnos  más relajados, más locos, más felices.

Este es un curso feliz.