32. Cuando el cuerpo cura, Alma lleva

Tiempo de lectura: < 1 minuto

Ay, dolores de mi cuerpo. ¿Los sientes tú también?

El Curso nos avisa: sólo la mente puede y debe curarse. Si la mente cura, el cuerpo también, pues es un recurso a su disposición.

Ay, mis dolores me gritan: No tienes la mente cuerda.

La paradoja es que si quiero curar mi cuerpo, no curaré nada, porque ese deseo proviene del miedo. Miedo a no tener un cuerpo diez, en todos los sentidos. Y el miedo a estar enfermo, me enferma, porque el miedo es enfermedad.

La paradoja es que el cuerpo sólo se cura cuando me importa un bledo. ¡Tengo la mirada puesta en un sitio más importante!

Cuando me sumerjo en Dios, y acepto su Luz como el espíritu que soy y digo: Dolores, ya no me hacéis falta, este cuerpo es muy útil y precioso porque es el instrumento de mi alma. Y si blanca y brillante es la Madre, blanco y brillante puede ser el hijo.

El cuerpo existe, pero indirectamente, como un reflejo del Alma.

Ay, cuerpo, ya no necesito que me duelas, ¡podemos bailar juntos en la Luz!

9. El lío de la confusión de niveles

Tiempo de lectura: 2 minutos

Una de las cuestiones que choca más al principio del estudio de Un Curso de Milagros es el concepto de los niveles y de su confusión. He realizado un pequeño diagrama explicativo según como lo veo:

He utilizado colores más tenues en dirección descendente para visualizar la disminución en los niveles de causalidad o realidad. Para mí ha sido muy importante estos últimos meses reconocer la importancia del libre albedrío (ubicado en el nivel mental pero muy cerca del alma). Es un tema que en algunos círculos espirituales se niega o devalúa tendiendo al determinismo, lo cual niega nuestro potencial creador y libertad, características básicas de la Filiación. Creo que en UCDM es un tema esencial la necesidad de tomar un DECISIÓN para ver las cosas de otra manera, tal y como hicieron Helen y Bill. Esa decisión implica decantarse por el amor (sistema del Espíritu Santo) o del miedo (sistema del ego). Nuestra voluntad siempre está siendo empujada en dos direcciones opuestas. La voluntad dirige nuestro pensamiento, que motiva nuestras emociones y en última instancia nuestro comportamiento.

El nivel 0 (el del alma en Dios) es según el Curso la única realidad, es el nivel de la eternidad e igualdad, un océano de paz y amor. El nivel 1 es el nivel de la mente, de los conflictos y toma de decisiones, el nivel del aprendizaje activo. El nivel 2 es el nivel del cuerpo, de los efectos de las decisiones, el mundo virtual que sirve de tablero para el aprendizaje. Confundimos niveles cuando tratamos de arreglar aspectos de un nivel utilizando herramientas de niveles inferiores. La prioridad causal es siempre descendente, nunca ascendente.