CAPÍTULO 2: LA DEFENSA CORRECTA Y LA LIBERACIÓN DEL MIEDO

Tiempo de lectura: 6 minutos

Este es uno de los capítulos «psicológicos» de UCDM versión CAE. Es un capítulo esencial porque pone las bases del sistema de pensamiento del Espíritu. Es también uno de los capítulos más largos (51 páginas).

1. El significado de la posesión

O de como buscamos sustituir a Dios obteniendo del exterior

Toda nuestra tendencia a poseer o ser poseídos (dinero, personas, por espíritus, conocimiento) no es más que distorsiones de nuestro deseo profundo por ser poseídos por Dios, de nuestra irresistible atracción hacia Él. Esas distorsiones son la falacia de la posesión. No podemos ser poseídos por nada de nuestro mundo (no hay tiranía), porque nuestra voluntad es libre que es como Dios nos creó (sí hay autoridad, porque nos creó).

2. La causa de la separación:

O de por qué nos separamos de Dios

Una malinterpretación del deseo de conocimiento (comer del árbol del conocimiento tras las mentiras de la serpiente-ego) nos llevó a abandonar voluntariamente nuestra paz mental (Jardín del Edén). Nos separamos de Dios al querer nosotros mismos nuestros autores. Y entonces comenzamos a fabricar el mundo (miedo) en sustitución de nuestra capacidad de crear en el amor. Fabricar es proyectar miedo hacia fuera, extender es proyectar amor hacia fuera.

Al separarnos nos quedamos dormidos, de hecho desde «Adán» seguimos así. Ahora es necesario deshacer la aparente separación, salvándonos, iluminándonos, mediante el Regreso-ReUnión (Atonement) con Dios.

3. El uso adecuado de la negación:

O cómo negar las ilusiones es un paso previo a aceptar nuestra verdadera identidad

Podemos negar la verdad (mundo) o negar la ilusión (cielo). Mediante la negación el error defendemos la Verdad. Al negar la ilusión, liberamos la mente y nuestra voluntad para volver a crear. El curso es un camino de discernimiento, para separar el grano de la paja.

4. La reinterpretación de las defensas:

O cómo utilizar nuestras defensas en defensa de la Verdad.

Todos los mecanismos psicológicos utilizados para defender nuestra sombra (intelectualización, disociación, retirada, huida, distanciación, regresión, sublimación) son reinterpretados por el Espíritu como mecanismos útiles para defensa contra la ilusión.

 5. La Reconciliación como Defensa:

O cómo la Defensa definitiva es la Reconciliación

La Reconciliación es el mecanismo ideado por Dios para poner fin a la separación. Este proceso se inició mucho antes de la resurrección de Jesús. Muchas almas y ángeles fueron enviados durante mucho tiempo antes pero tuvieron que retroceder ante la fuerza de los ataques de los separados. Mediante la Reconciliación nos liberamos de nuestro pasado al tiempo que regresamos a Dios. Cuando la Reconciliación haya sido alcanzada por toda la Filiación ya no habrá necesidad del tiempo, que es un efecto de la separación.

La Reconciliación requiere un compromiso total por nuestra parte. Nos cuesta creer que una defensa que no es destructiva puede ser buena. La asociamos con perder algo. Pero los mansos son los que heredarán la tierra porque sólo quien no ataca puede ser fuerte.

6. La restauración del Altar:

O cómo la Reconciliación con Dios es un proceso interior de recuperación de nuestra verdadera voluntad

La Reconciliación sólo puede ser aceptada en tu interior. Desde la separación hemos utilizado las defensas para protegernos de la Reconciliación y mantenernos separados. La santidad de un templo reside en el altar interior. El cáliz se encuentra en nuestro altar interior, más allá del cuerpo.

Es una cuestión de tiempo que todos aceptemos la Reconciliación. Su inevitabilidad parece contradecir nuestro libre albedrío, pero esto no es cierto porque nuestra verdadera voluntad coincide con la de Dios. El umbral del dolor puede ser grande, pero no ilimitado. Al final todo el mundo reconoce que hay un camino mejor. Los Hijos de Dios tenemos derecho a la perfecta paz que proviene de la perfecta confianza.  Dios está sólo sin sus Hijos y nosotros nos sentimos solos sin Él.

7.  El milagro como un medio de curación:

O como corregir la confusión de niveles es un paso esencial en la Reconciliación

Curarse implica liberarse del miedo. Y para ello se debe reconocer que el nivel de la mente con el espíritu es el nivel causativo. El cuerpo es un pensamiento de la mente y es utilizado como un medio de aprendizaje. El querer alcanzar la felicidad mediante el cuerpo en magia. El mundo material es un producto de la Mente colectiva, que es la que necesita curación.  Magia es creer que la materia tiene poderes creadores o curativos. Sin embargo, los procedimientos mágicos (p.ej medicamentos) pueden ser útiles inicialmente para evitar exacerbar el miedo, que no haría más que reforzar la separación. Esto es algo que diferencia UCDM de la ciencia cristiana.

8. La única responsabilidad del obrador de milagros:

O como aceptar la Reconciliación es el paso necesario para obrar milagros

El obrador de milagros deber aceptar la Reconciliación, reconociendo que la mente es el único nivel causativo. Así se evita exagerar la importancia del cuerpo (es sólo un mecanismo de aprendizaje) y enfatiza el papel de la mente como única capaz de aprender. El aprendizaje implica despertar el ojo espiritual y apartar la fe en la visión física.

9. La corrección del miedo:

O como liberarnos del miedo es nuestra responsabilidad

Somos responsables de ejercer nuestra voluntad para liberarnos del miedo. El miedo implica que hemos elevado preocupaciones físicas al nivel mental. Si no nos permitimos comportamientos inapropiados, ¿por qué si permitimos pensamientos dementes? Somos responsables de lo que pensamos, que es donde podemos ejercer la elección. Jesús nos sugiere que dejemos bajo su control los aspectos materiales de la vida y que nos guíe en el discernimiento de las elecciones. No pidamos que nos libre del miedo pero sí que nos ayude a recuperar nuestra voluntad por la cual tomamos decisiones.

Si hay miedo, es que hay conflicto, entre lo que quieres y lo que haces. Sólo la mente puede producir miedo. Esto no se corrige haciendo las cosas mejor, sino QUERIENDO mejor.

El proceso de corrección consta de los siguientes pasos:

1. Reconoce el miedo

2. Si tienes miedo, no has elegido el amor.

3. la elección de amor perfecta es la Reconciliación.

Aquí aparece la oración de la Reconciliación, que podemos resumir:

– rezo para unificar mi voluntad con la de Dios

– rezo para aceptar la Reconciliación con convicción

– rezo para que mi miedo sea sustituido por amor

– afirmo mi voluntad para aceptar y actuar según el principio de la Reconciliación

– Y termina diciendo: «Aquí estoy»

 10. El poder real de la mente:

O la importancia de reconocer el poder de nuestra mente, tanto cuando fabrica como cuando crea

Reconozcamos que la mente es un agente poderoso, que nunca cesa, nunca duerme, lleno de fuerza creativa. Esta energía se puede utilizar para fabricar (miedo) o crear (amor). 

No hay pensamientos ociosos, todo pensamiento produce efectos.  Necesitamos entrenamiento para vigilar nuestros pensamientos. Para ser obrador de milagros es necesario reconocer plenamente el poder de los pensamientos y renuncia al pensar errado.

11. El conflicto básico:

O de la estructura de la estructura de la mente y cómo sólo hay dos opciones: miedo y amor

En esta sección J. aborda el tema del inconsciente. Incluyo un diagrama que resume en líneas generales:

Este diagrama está inspirado en otro realizado por Robert Perry, que pude ver en una de sus clases del programa Course Companions. Es interesante observar que el conflicto (localizado entre el consciente y el inconsciente superficial, en continua retroalimentación) está limitado por nuestra tendencia al amor, que surge como corrientes ascendentes de nuestro inconsciente más profundo, atraído por el imán del Dios. Creo que es una forma muy novedosa de representar la naturaleza humana, esencialmente amorosa, frente a otros visiones más pesimistas.

El conflicto básico está entre crear o fabricar (crear erróneamente), entre elegir amor o miedo. El conflicto no puede desaparecer hasta reconocer que las creaciones erróneas (derivadas del miedo) no son reales. Sólo nos queda dejar de proyectar YA y aceptar la Reconciliación para perdonar las proyecciones del pasado.

12. Maestría del amor:

0 de cómo sólo merece la pena centrarse en el amor

El miedo no puede controlarse. El mero hecho de creer en su existencia, impide su control. El conflicto sólo se puede resolver siendo un maestro del amor. El miedo es nada y el amor, todo. Debemos aceptar que hemos creído en la separación, sino no podremos revertirla.

Dios ha creado un solo Hijo, formado por muchas mentes. La Filiación en su unidad trasciende la suma de las partes. Cuando una de las mentes falta, la unidad está incompleta. El conflicto no se podrá resolver hasta que todas las partes individuales hayan regresado.

El proceso de la maestría del amor es iterativo y retroalimentado. Se inicia con un poco de disposición, que es un prerrequisito. Con cada milagro ganamos algo de confianza en nuestra habilidad como obradores. Esa confianza refuerza nuestra maestría. La confianza total sólo se alcanza con la maestría.

13. El significado real del Juicio Final:

O de cómo el JF es simplemente una evaluación para preservar sólo el amor

En nuestra vida las únicas creaciones reales son las derivadas del amor. Todo lo demás es superfluo. El JF consiste en una evaluación sobre aquellos que hemos creado con amor. El JF no es Dios, es nuestro. Tal y como lo entiendo, el JF puede verse en diferentes escalas:

a) el largo plazo, en la que el JF tendrá lugar cuando todos nosotros caigamos en la cuenta que sólo el amor permanece. Será la culminación de la Unión con Dios. Llevará millones de años.

b) el medio plazo, en la que puede ocurrir al final de nuestras encarnaciones. En nuestro momento de transición evaluaremos nuestras creaciones. Un proceso similar es por el que han pasado muchas personas en las experiencias cercanas a la muerte (ECM).

c) el corto plazo, por el cual por ejemplo, al final de cada día, hacemos el balance de lo realizado.