49. Traer adelante

Tiempo de lectura: < 1 minuto
Meditar es recordar que la Presencia está delante. En el primer plano de nuestra existencia.
Primerísimo primer plano de la Presencia.

Hay un icono en MS Word que es «Traer adelante».

Parece que el cuerpo es el centro de nuestra experiencia.

Pero UCDM nos enseña otra forma de ver. Tu Consciencia, Mente es el centro de la experiencia. Tus pensamientos, pasiones y percepciones (las 3 P) están detrás de tu Presencia. Ella permanece, mientras ellas van y vienen alborotadas.

Nuestro estado natural es ser Presencia, Vida consciente. El amor, la paz, la felicidad, no son emociones, son estados del Ser.

Nuestro estado habitual es identificarnos con las 3 P. Vivir tan pegados a ellas como si fueran nosotros mismos.

Nuestro estado natural es meditar, traer adelante lo que Es.

Nuestro estado habitual es la preocupación (por la culpa del pasado, por el miedo al futuro).

Cuando meditamos, hacemos click en el icono y todo se recoloca.

Lo que está delante, vuelve al primer plano.

Ahora todo está bien.

43. No hay más

Tiempo de lectura: < 1 minuto

Sólo vivo durante la meditación. La ventana directa a la Consciencia, la Presencia, el Gran Amor.

En UCDM puedes cambiar «mente» por «Presencia», «perdón» por «Presencia», el «Reino» por «Presencia». Es divertido ver cómo todo el libro es un canto a la Consciencia y cómo puedes darle diferentes nombres.

Cuando meditas, entras en el Reino donde todos los Regalos de Dios nos aguardan: dicha, paz, amor.

No parece gran cosa, ese silencio.

Sobre él surgen los 3 movimientos: percepciones, sentimientos, pensamientos. Aunque se reducen a uno, la mente, porque sentimientos y percepciones son variaciones del pensamiento.

La mente errada es el pensamiento, la mente recta es el silencio de la presencia.

Los días en los que no medito, no existen, no cuentan. Meditar es vivir.

No tengo 42 años. Confieso que he vivido, quizá, no más que algunas horas.

Sólo existe la meditación. No hay más. Lo demás es la nada.

16. Meditación y 4 elementos

Tiempo de lectura: < 1 minuto

Frase de Un Curso de Milagros: «El entendimiento de los inocentes es la verdad. Por eso es por lo que sus altares son verdaderamente radiantes.» (Texto, Cap. 3, I, 8).

Mensaje: Somos seres multidimensionales, un lío. Al pelar la cebolla, nos quedamos sin cebolla.

En muchas prácticas de meditación se comienza por un proceso secuencial por el que se presta atención de fuera a adentro, empezando por el cuerpo, continuando por las emociones, después los pensamientos hasta llegar a la presencia. Me vino la idea de los 4 elementos de la naturaleza y en el esoterismo se relacionan así: cuerpo-tierra, emoción-agua, pensamiento-aire y ser-fuego.

Meditacion y 4 elementos. Un curso feliz. Un curso de milagros.
Fases en la meditación, de lo más denso a la nada.

Es un proceso de simplificación, desaparición y desvelamiento, hasta llegar al altar, nuestro núcleo profundo, todo vacío, todo pleno. Es un desmorone, un derretimiento, una alquimia de transmutación de elementos hasta alcanzar el espacio que todo lo permite.

Es duro ser multidimensional. Surge la confusión, ¿pero qué soy? ¿Qué es esta locura de estados? ¿Con cuál me quedo?

Sólo hay un nivel que permanece. Cuando la tierra se aquieta, las aguas se calman y el aire enmudece, lo intuimos. Es una luz tenue, humilde, discreta. Total, tan sólo es eterna, no más.

7. El trabajo

Tiempo de lectura: < 1 minuto

Byron Katie es un clásico en el mundo de autoayuda, especialmente en el ámbito anglosajón. Ella popularizó su método llamado El Trabajo (The work) cuya esencia era cuestionar las bases de nuestro pensamiento negativo o limitante. Para ello utiliza 4 preguntas aparentemente sencillas:

  • ¿Es ese pensamiento verdad?
  • ¿Estás completamente segura que es verdad?
  • ¿Qué sientes al albergar ese pensamiento?
  • ¿Cómo te sentirías si no tuvieras ese pensamiento?

Aunque confieso que cuando leí su libro (Amar lo que es) el método no me sorprendió demasiado, el caso es que con el tiempo he ido apreciando la profundidad del mismo y las conexiones con UCDM.

La esencia del Curso es descubrir la verdad más allá de las ilusiones. Esto implica tener pensamientos verdaderos en lugar de ilusorios. ¿Pero qué porcentaje de nuestro tiempo mental está dedicado a pensamientos de amor? ¿A qué se dedica nuestra mente? No es que sea un mono que salta alocadamente, es que un mono muy pesado con una tendencia a comer los mismos plátanos podridos una y otra vez. Y piensa uno (tibio atisbo de pensar recto): ¿Y esto que tengo en mi cabeza qué base tiene?

 Pues eso es el Trabajo. Si uno observara con neutralidad sus pensamientos y desechara aquellos que no pasen el filtro de la verdad, nos quedaríamos con muy pocos. Y probablemente serían una celebración de nuestra igualdad y fraternidad profunda. Y entonces practicaríamos el Descanso. A veces se le llama Cielo.