75. Los mensajeros del miedo

Tiempo de lectura: 2 minutos

La atracción de la culpa y UCDM

Pensamientos siniestros, sabuesos de la culpa (1).

«Los mensajeros del miedo» es una expresión que aparece sólo tres veces en el Curso, todas en el Capítulo 19:

               A los mensajeros del miedo se les ordena con aspereza que vayan en busca de culpa y que hagan acopio de cualquier retazo de maldad y de pecado que puedan encontrar sin que se les escape ninguno so pena de muerte, y que los depositen ante su señor y amo respetuosamente.

Continuar leyendo «75. Los mensajeros del miedo»

62. Dos mundos: Odi et amo?

Tiempo de lectura: 2 minutos

La elección y UCDM

La gran disyuntiva. Decidir es pulsar.

Inspirado en la Lección 130 de UCDM.

El Tao se durmió y surgió el Yin/Yang.

Queremos este mundo, más que nada.

Pero el mundo real queda velado por el mundo soñado.

Transigimos, transigimos continuamente:

Odio y amo

Quizá te preguntes cómo puedo hacer eso.

No lo sé.

Pero es lo que siento, y me torturo.

Catulo (Carmen 85)

Transigir es para nosotros tan natural como respirar. Toda nuestra cultura, toda mi identidad está empapada del regateo:

La noche del cazador (1955).

Deseo esta infelicidad, este mundo.

Haz lo que debas (1989).

Cada decisión ocurre en el filo del precipicio.

Cansado de la oscuridad, ¿pulso On?

Necesito Tu fortaleza, aunque el movimiento es pequeño, el esfuerzo nulo.

Esto no es lo que quiero.

Lo único que deseo es nuestra libertad, nuestra salvación.

14. No resistas. Mejor Zs

Tiempo de lectura: < 1 minuto

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Habéis oído que se dijo: “Ojo por ojo, diente por diente”. Pues yo os digo: No resistáis al mal; , antes bien, al que te abofetee en la mejilla derecha ofrécele también la otra; al que quiera pleitear contigo para quitarte la túnica, déjale también el manto; y al que te obligue a andar una milla vete con el dos. A quien te pida da y al que desee que le prestes algo no le vuelvas la espalda» (San Mateo 5,38-42).

No sé por allí, pero por estos lares las sobremesas son intensas. Política, medio ambiente, cambio climático, feminismo,… ¡Oh, boy!

Hay un comentario generalizado, del tipo ‘los malos están ganando’. Claro, no tenemos muy claro quién son los malos. Sabemos que el material del mundo es neutro, pero cuando sale de nuestra fábrica mental ya está coloreado. Y parece haber un montón de fábricas diferentes. ¡Oh, boy!

¿Por qué luchar? ¿Por qué resistir? Qué cansado es todo. ¿No podemos saltarnos eso e ir directamente a lo que merece la pena? Quiero ayudar, hagámoslo. Quiero mejorar esto, mejorémoslo. Puedo ahorrarme el aspaviento, me quedo con el gesto silencioso de amor.

¿Se ha visto alguna vez a algún zombie enfadarse? Ellos van a lo suyo. No hay pérdida de tiempo, derroche de energía, un caminar seguro y eficiente. Cambiemos el mordisco por el gesto amable.

Podemos dejar a Trump, a Vox, a los separatistas, a los odiadores, a los moralistas, a los justos, a nuestro ego (la lista es más larga, ‘Oh boy!) con sus gritos y muecas. ¡Se energizan con nuestros ‘pensamiedos’!

¿ Quién puede resistir a un propósito unificado? ¿ Quién puede detener el Amor?